''Yo estaba feliz de que mis compañeros de equipo me hicieron sentir bastante inútil ...''
Anish sobre las Olimpíadas de Ajedrez 2012

Traducido por: Ariel Fabian (www.argedrez.com.ar)

Mi ausencia
Cuando regresaba de la escuela y veía otro match complicado para mi equipo en la Olimpiada de Turquía, tenía pocas esperanzas de llegar allí, y menos aún de hablar de terminar entre los 8 mejores.

Después de derrotar a Malasia, mi equipo no pudo con Venezuela y luego, en un pareo desafortunado, también perdió ante el equipo de Georgia. La segunda fue una lucha justa ya que, Baadur Jobava, como líder del equipo georgiano, tampoco estuvo presente debido a una enfermedad.

Una explicación a mi ausencia fue el tema de calendario (después de dos semanas de decir "cuestión pasaporte ', me di cuenta de que esta es una mejor manera de decirlo). Al recibir una invitación tardía al Grand-Prix de Londres (a partir del 20 de septiembre), no tuve más remedio que enviar mi pasaporte ruso a Inglaterra con la esperanza de que volviera a tiempo. El retraso no fue exactamente inesperado, aunque tenía la esperanza de que iba a llegar a tiempo para viajar a Estambul.

De todos modos, tarde o temprano, me dieron la buena noticia y todavía teniendo una oportunidad de luchar por algunos puestos, estaba listo para unirme al equipo y tratar de subir nuestros espíritus.

©Sitio web oficial
¡Aquí estoy!
Llegué justo después de que mis compañeros de equipo aplastaran a Sri Lanka por 4-0 y fueron todos muy amables de no matarme en el mismo aeropuerto por lo que yo había hecho con ellos. Al enterarnos de que el próximo rival era Mónaco, yo estaba dispuesto a pelear con las piezas negras, esperando otro 4-0, ya que el equipo de Mónaco tenía sólo un GM. Tal vez mis deseos para el resultado perfecto fueron inadecuados y en algún momento me olvidé por completo de que en el ajedrez siempre es posible perder…

Antes del control del tiempo mi oponente podría haber ganado el final con el movimiento más natural. Sin embargo, en su lugar, tomó el camino equivocado y se encontró defendiendo. El final fue muy complicado y mi oponente quedó atrapado en una bella trampa. La idea ganadora final se me ocurrió en una etapa muy tardía, pero ya he dicho lo suficiente para demostrar que la suerte estaba de mi lado.

Efimov I. - Giri A. (haga click en las flechas para ver el análisis, en inglés)




Es un placer subir lentamente la escalera suiza, cuando al ganar en cada ronda uno se mueve 10 mesas hacia arriba y encuentra más y más equipos respetables cerca suyo.

Bélgica era un rival fácil en los papeles. Y, de hecho, no tuvimos problemas para ganarles. Mi oponente me permitió una simple combinación con bastante rapidez, en una compleja francesa del avance y Jan ganó una partida bonita en su estilo, expandiéndose lentamente desde el flanco de dama y eventualmente dominando todo el tablero.


La primera derrota
Nuestra próxima víctima fue Bulgaria. El equipo es poderoso en los dos primeros tableros, con Topalov y Cheparinov. Los dos últimos, sin embargo, son muy vulnerables y, de hecho, a pesar de que he perdido, nuestro equipo ganó, gracias a Jan y Daniel, quienes aplastaron a sus oponentes sin darles ninguna oportunidad. No puedo decir lo mismo de mi juego, ya que tuve un montón de posibilidades desde el principio, pero después de un apuro de tiempo muy áspero (no mutuo, por desgracia) me encontré en un final perdido después del control de tiempo.

De alguna manera es más fácil sobrevivir a una derrota si el equipo ganó, y ya en la siguiente ronda no tuve problemas para mantener a Shirov con negras, que por estos días juega para Letonia. Una vez más, nuestro equipo era el claro favorito y seguimos jugando sorprendentemente bien como equipo. Tal vez sólo Loek puede quejarse de esta ronda, ya que se las arregló para salvar una posición totalmente ganadora y hacer tablas :).

Era el momento en que simplemente no teníamos otra opción que jugar contra un equipo muy fuerte. Y, de hecho, nos tocó Israel. De alguna manera yo seguía siendo el malo de la película en el equipo, pero mis compañeros me apoyaron de nuevo. Cuando Gelfand jugó g6 en la inglesa, me di cuenta de que mi conocimiento de las principales líneas se apoyaba en la conclusión de que el negro está bien. Así que decidí jugar un juego largo con g3, pero después de e6 me di cuenta de que estaba en un territorio totalmente desconocido y me decidí a evitar cualquier riesgo estratégico y solamente llegar al empate. Por el momento en que mi juego embarazoso había terminado, Loek había aplastado a Sutovsky y los otros dos partidos parecían bastante sólidos para nosotros.

Jan continuó su rol con otro típico juego de él. De alguna manera su afecto por Botvinnik le hizo apreciar la mayoría de peones del flanco dama y de hecho se las arregló para coronar sus peones allí. Fue una convincente victoria, pero cuando ya estábamos como en un cuento de hadas, nos tocó enfrentarnos a uno de los equipos más peligrosos de la Olimpiada, los armenios.

©Sitio web oficial
Los armenios
Busqué un tranquilo juego posicional, pero pronto las cosas se fueron de balance en contra de Levon Aronian. De alguna manera fui demasiado optimista con mi Dc4. Como luego me di cuenta, cualquier movimiento estaba dando clara ventaja al negro. En lugar de eso debería haber desesperadamente buscado el empate con Cd6-xc8 intercambiando el alfil malo, que potencialmente podría llegar a ser peligroso.
Encontré un interesante avance de peón, pero ya era demasiado tarde, cuando me di cuenta de que después de la planeada c6 Aa6 c7? el negro gana fácilmente con Axc4!. Es curioso, que incluso los grandes maestros que estaban comentando este juego no vieran ese recurso humano. Después de eso, la partida se hizo bastante inútil, aunque yo debería haber ido por mi idea inicial Txc5, pero ahí yo no tenía suficiente compensación por el material.

El match entero fue más o menos como mi juego. Comenzó sólido, con Jan tomando la iniciativa con negras en la etapa inicial. Sin embargo, su Df6 y De7 y estaban preguntando por problemas y la situación de la partida cambió drásticamente. Yo estaba tratando de ser optimista y confié en que la pieza de Ivan contra los peones nos daría algunos puntos, pero Iván siguió entregando más y más peones. Loek fue el único sólido ese día, pero las cosas ya se dirigían hacia un 3,5-0,5. La salvada de Jan fue muy buena, pero igualmente el 3-1 fue doloroso.

©Sitio web oficial

La última ronda y el sexto puesto
En la última ronda estábamos obligados a ganar, con el fin de luchar por el top 8, que nos daría la categoría Nacional Olímpica A, básicamente el mayor logro para un deportista holandés. Tuvimos bastante suerte de jugar contra la Argentina, que a pesar de que es un equipo sólido con todos los jugadores de más o menos 2.600, definitivamente no era el más peligroso de los equipos de nuestro grupo. Cuando empecé a levantarme, jugando contra Peralta (ya alrededor del movimiento 10 diría yo), me complació darme cuenta de que el resultado de mi juego probablemente no afectaría el resultado del match (algo que seguía ocurriendo en todo el torneo. Incluso sugerí que para el año que viene, podría quedarme en casa, pero los chicos deben jugar con un muchacho por defecto en el primer tablero).

Peralta F. - Giri A. (haga click en las flechas para ver el análisis, en inglés)




Mi juego fue muy agradable y también lo fue el de Loek. El desacierto de Ivan fue desapercibido y Jan, que jugó un juego feo con blancas, fue perdonado y recompensado con un empate por aguantar. El 3-1 fue un gran final, y al calcular cuántos equipos estarían por delante nuestro, yo y en-día-de-descanso Daniel llegamos a la conclusión de que estaríamos entre los mejores 8 como mínimo.

©Sitio web oficial

El resultado final, el sexto lugar, es realmente muy impresionante, pero por otro lado, tengo que admitir que todos mis compañeros de equipo jugaron muy bien después de mi llegada, así que fue bastante merecido. Por mi parte, como ya he dicho, estaba feliz de que mis compañeros de equipo me hicieron sentir bastante inútil y mi Elo final de + 0,3 más o menos describe mi resultado global como bastante en el promedio.

Para la próxima vez, para mí, sería una idea el venir un poco antes al torneo y tal vez no perder con todos los nombres que dan miedo.
Ah, y me olvidé de mencionar que el torneo se llevó a cabo en una ciudad preciosa (aunque bastante lejos del centro, al menos para un niño mimado holandés, como yo) y fue muy bien organizado para los jugadores, en mi opinión al menos. Las fiestas tradicionales fueron muy divertidas y la atmósfera del equipo fue, como siempre, fantástica (con los chicos holandeses nunca puede ser aburrido).

Y bueno, estoy esperando la próxima competencia por equipos cuando nuestro glorioso equipo holandés intentará realizar otro milagro y demostrar una vez más que no somos tan sobrevalorados como uno puede pensar.