''La ceremonia de clausura fue un final agradable para el gran torneo y al día siguiente ya me dirigía de regreso a la escuela…''
Comentarios de Anish en el torneo Sigeman


Traducido por: Ariel Fabian (www.argedrez.com.ar)

Después de lograr un buen resultado de 4.5/5 el año pasado, fue un placer volver a la ciudad de Malmö en Suecia. El torneo mayor de Sigeman & Co fue organizado por decimonovena vez y es ya uno de esos torneos tradicionales con larga historia y perspectiva a futuro. Tuve la oportunidad de jugar allí sólo una vez anteriormente, el año pasado, cuando me enfrenté a cinco jugadores escandinavos. Esta vez también fueron seis participantes pero sólo tres de ellos eran escandinavos - Nils Grandelius, Jonny Hector y Hans Tikkanen , un nombre relativamente nuevo en el ajedrez superior Sueco. No tuve que pelear solo contra los vikingos esta vez ya que se me unieron Alexei Shirov y Wesley So.

Al igual que el año pasado, mi pareo no fue el mejor, ya que tuve tres partidas de negras sobre 5 juegos y eso cuenta sin duda en un torneo tan fuerte. Llevé las negras ante Shirov y So y eventualmente las partidas fueron bastante bien pero al mismo tiempo si bien nunca estuve en un serio peligro tampoco tuve ninguna posibilidad de ganar alguna de ellas. Entonces sabía que cuando jugara con Nils Grandelius, también un jugador joven de Suecia, en la ronda 2, en medio de mis partidas con los favoritos, tendría que aprovechar mi chance con blancas.

Giri-Grandelius(en inglés) 




Luego de ese juego enfrenté a Shirov. La partida empezó con la tranquila apertura del alfil; probablemente Shirov intentaba llevarme a una Italiana y de este modo evitar la defensa Petroff. Me tomé un tiempo al comienzo del medio juego y realicé algunas jugadas precisas luego de lo que la pequeña iniciativa blanca pareció desaparecer. En algún momento, sin embargo, subestimé cierto matiz e innecesariamente terminé en una posición desagradable. Aun así no había nada mejor para Alexei que entrar en un final de torre y caballo con 3 peones por bando en el flanco rey y el peón "d" de más. En apuros de tiempo Alexei se precipitó con el peón "d" y al final del apuro lo perdió y acordamos el empate. Tal vez él debería haber jugado con más cautela, pero aún tengo la sensación de que hubiera terminado en tablas de un modo u otro.

Para mi próxima partida, contra Hector, me preparé muy duro, ya que estaba seguro que iba a jugar una de esas eslavas con f6 que Jonny jugó contra Shirov. Durante la partida tuve la suerte de recordar mi preparación, pero luego me dejé llevar por una idea táctica barata y perdí toda mi ventaja en una movida. Gané un peón pero terminé en una posición muy desagradable. Me tomó mucho tiempo encontrar las que me parecieron las jugadas únicas durante la partida y en algún momento Jonny perdió el hilo. Estaba muy contento con el hecho de que los roles habían cambiado pero no pude plantear ningún problema real, a pesar de que hubo un cierto punto en el que tuve la oportunidad de obtener algo realista de mi peón de más.

Faltando una ronda liderábamos Tikannen y yo, y un paso atrás venían Shirov y So con sólo el 50% de los puntos. En general las posiciones fueron muy apretadas y estaba muy triste de haber desperdiciado una buena ventaja de apertura contra Hector. Sin embargo, estaba esperando obtener mi chance en la última ronda, con negras ante Hans Tikkanen, un jugador Sueco, que se convirtió en Gran Maestro sólo un año atrás. Su progreso el último año fue impresionante especialmente teniendo en cuenta que no es un jugador joven con respecto al estándar moderno ya que se encuentra en la mitad de sus veinte. Opté por una Defensa Grunfeld y rápidamente llegamos a la línea principal, la peligrosa variante con Ac4. Quería jugar con ambición, ya que con su movida Qc1, Hans sacrificó el peón de d4 temporalmente (tomarlo hubiera llevado a varias simplificaciones y probablemente a un inmediato empate). En cambio, decidí sacrificar el peón de c5 en algún momento y si bien sentí que era absolutamente correcto, me di cuenta rápidamente que, nuevamente, no tenía ninguna chance de victoria. Y de hecho la posición quedó totalmente igualada. Luego de varias simplificaciones recuperé mi peón y aunque traté de crear algunos problemas para mi oponente en los apuros de tiempo, nunca pude romper el balance.

Al mismo tiempo Wesley llevó su rey desde g8 todo el camino hacia f2 y fue felicitado por su oponente, Hector. Fue gracioso que durante la última cena, Wesley mencionó que le gustaba avanzar con su rey, como hice yo con Rd6 contra Nyback y Rd6-d5-e4-d3 contra Postny, ambas con negras. Probablemente quería mostrarme, que si él quiere también puede hacer eso, y que lo puede hacer mejor aún. Bueno, yo lo tomo como un reto.
Así que al final fuimos Wesley, Hans y yo, quienes compartimos el primer premio con el modesto +1 (también el resultado esperado, según mi Elo). Debo decir que prefiero empatar una vez y ganar las demás, como el año pasado, pero quedé más o menos satisfecho con una victoria y el resto empates, ya que mi juego no fue tan malo.

La ceremonia de clausura fue un final agradable para el gran torneo y al día siguiente ya me dirigía de regreso a la escuela donde docenas (bueno, exagero un poco…) de exámenes estaban esperándome. Espero estar de vuelta en Malmö el próximo año; por ahora, el próximo objetivo es el Campeonato de Holanda en Boxtel… Vamos a ver lo que trae.