¡Hasta la vista, Mónaco, y gracias por la lección!
Anish escribe sobre el torneo Amber


Traducido por: Mariano Grynszpan (www.proz.com)

Plaza del Casino
Durante el pasado mes de marzo, tuve la suerte de participar en un maravilloso evento ajedrecístico desarrollado en Mónaco. El torneo, que incluye partidas rápidas y a la ciega, se convirtió indudablemente en el mejor de su tipo. Con un óptimo plantel de jugadores, un entorno excepcional y las mejores condiciones imaginables, el torneo Melody Amber celebró su 20º y última edición. La sede fue el lujoso hotel Monte Carlo Bay, en Mónaco.

Melody Amber
Por supuesto, esto no es algo que haya aparecido de la nada o que haya caído del cielo sobre las afortunadas cabezas de los ajedrecistas. El torneo surgió hace veinte años por iniciativa del señor y la señora Van Oosterom, que decidieron celebrar de esa forma el nacimiento de su primera hija: Melody Amber. Durante las últimas dos décadas la vida siguió su curso, y los jugadores y visitantes de la edición de 2011 tuvieron la oportunidad de disfrutar de la exhibición "Leap of faith" de Melody Amber, quien entretanto se convirtió en una talentosa artista.

Quiero agradecer, desde luego, a la familia Van Oosterom por haber organizado este increíble y sensacional torneo, y espero que otros grandes eventos ajedrecísticos sustituyan en el futuro al certamen de Mónaco.

Paraíso
La parte extra-ajedrecística de mi torneo fue más que maravillosa. La palabra más cercana para describir el lugar sería "Paraíso", y las
Round 1
(tradicionales) batallas nocturnas de futbolín fueron tan emocionantes como las que se desarrollaron sobre el tablero, con la gran diferencia del ruido generado por los GM de más de 27(8)00. El torneo también fue una gran oportunidad que me permitió conocer mucho mejor a los ajedrecistas de la élite mundial, ¡no solo como ajedrecistas sino también como personas!

Último puesto
La parte ajedrecística del torneo resultó un poco menos favorable y mostró los habituales altibajos (aunque de algún modo, para mí, esta vez fueron muchos más los "bajos" que los "altos"…). El hecho de finalizar en el último puesto no fue una gran sorpresa; en general, no quedé demasiado insatisfecho con mi juego, salvo por el primer match (contra Aronian) y por el último (contra Anand). Ambos encuentros finalizaron 0-2 para mí… Pero vayamos paso por paso:
En la primera ronda tuve que enfrentar a Levon y me vi afectado inmediatamente por su "buena fortuna". O, a decir verdad, por mi mal cálculo…

Aronian - Giri (en inglés)   



Giri - Aronian (en inglés)   




Después de esto, casi logro recuperarme, pero mi ambiciosa y riesgosa apertura (junto con una jugada aparentemente natural, pero mala…) fue refutada de manera espectacular por Vugar Gashimov.

Gashimov - Giri (en inglés)   




 
Por uno u otro motivo, no pude ganar ni una sola partida antes del día de descanso (ni siquiera a Carlsen :), lo cual no es demasiado sorprendente si se tiene en cuenta la nómina de jugadores. Afortunadamente el día de descanso me dio algo de confianza. Aunque no gané nada en el casino, sí logré pegarle a algunos en el juego de láser, por lo que era muy optimista al enfrentar a Hikaru. Tal vez la partida no fue tan brillante como me habría gustado, ¡pero al menos gané! En la segunda partida, me concentré especialmente en desactivar todas las posibilidades de ataque de mi adversario, con la idea de asegurar al menos un match victorioso en el torneo… Por suerte no fue el único.

Giri - Nakamura (en inglés)   





Tal vez otra desilusión haya sido mi horrible match versus Kramnik. En la primera partida, él hizo todo lo posible para perder un final "imperdible", y yo no aproveché la oportunidad. En la segunda, me las ingenié para quedar bajo presión con blancas debido a algunos problemas de memoria (probablemente me haya contagiado esa enfermedad de mi segundo, Loek…) y luego, cuando finalmente había igualado la posición y parecía alcanzar las tablas, cometí otro desliz… El final siguió siendo tablas casi hasta los últimos movimientos, pero en última instancia perdí la partida en medio de un gran apuro de tiempo. Fue un mini-match con un resultado muy desalentador para mí, sobre todo porque Vladimir Kramnik prácticamente no estuvo presente en el torneo.

Finalmente tuve mi día de suerte: en nuestra partida rápida, Sergei Karjakin echó a perder súbitamente su posición con una jugada horrible. ¡La refutación, sin embargo, fue bastante bonita!

Giri - Karjakin (en inglés)   




¡Gracias y hasta la vista!
Fue una forma excelente de llegar al día de descanso. Pero después de ese descanso, lamentablemente, seguí perdiendo mis partidas desde la misma apertura: contra Grischuk, contra Gelfand, las dos contra Vishy… Fue una pena terminar el torneo de un modo tan poco convincente, sobre todo porque tenía la sensación de que podía jugar mucho mejor, pero seguramente habrá muchas nuevas oportunidades en el futuro! ¡Hasta la vista, Mónaco, y gracias por la lección!